El significado de la palabra «fórex» o «fx» viene de Foreing Exchange Currency y se traduce al castellano como cambio de moneda. Es el mercado más grande y líquido del mundo y el volumen de las operaciones comerciales llegan a los cinco billones de dólares al día. Funciona durante las 24hrs desde la madrugada del domingo hasta la noche del viernes.

Las operaciones se realizan con pares de monedas (EUR/USD por ejemplo), a la primera se le denomina como divisa principal y a la segunda como divisa contraparte.

¿Qué monedas podemos operar?. Las podemos clasificar en varias categorías:

PRINCIPALES:

  • EUR/USD
  • USD/JPY
  • GBP/USD
  • AUD/USD
  • USD/CHF
  • NZD/USD
  • USD/CAD

PARES CRUZADOS: estos no incluyen el USD

  • GBP/JPY
  • JPY/CAD

EXOTICOS: se componen de una de las monedas principales y la otra moneda de alguna economía emgerte

  • USD/ZAR
  • USD/HKD

CORRELACIÓN DE DIVISAS

Hemos de tener presente que los movimientos de las divisas de los diferentes países no son estancos y se relacionan unas con otras dependiendo de muchos factores como por ejemplo los fundamentales. Suelen tener comportamientos similares atendiendo a los mismo factores. Desde un punto de vista teórico, la correlación hace referencia a la interrelación de dos variables la cual se mide desde +1 a -1. Si las dos variables se comportan de la misma manera tendrían un valor de +1 o cercano a ese valor. De la misma manera, si las dos variables se comportan de manera diferente el valor es -1 o cercano a él. En el primer caso diremos que hay una correlación positiva y en el segundo caso hay una correlación negativa. Cuando el valor es «0» digamos que las dos variables son independientes.

Tenemos que tener presente que las correlaciones no son constantes. A mayor plazo suelen ser más fiables aunque esta cambie de negativa a positiva o viceversa. Para disponer de una estrategia ganadora usando la correlación de divisas debes tener presente el no operar pares con correlaciones negativas, ya que lo que ganes con un par, lo perderás con el otro. Es mejor operar pares con correlaciones positivas, ya que reducirás el riesgo a largo plazo.

Puedes usar las correlaciones negativas para «cubrirte» y protegerte de las pérdidas. Si usas un par con una correlación cercana a -1, y presentas pérdidas con el otro par presentarás ganancias.

Las correlaciones de las llamadas «Comdolls» tienen una fuerte correlación con las materias primas como por ejemplo el oro o el petróleo. El AUD, CAD o NZD tienen fuerte correlación positiva con el ORO. Si compramos un par donde la divisa base sea cualquiera de ellas enfrentada al USD, por ejemplo, lo más probable es que ese par suba en contraposición al USD, si el ORO también estuviera subiendo en ese mismo periodo. Lo mismo le sucede al USD, e incluso al oro algunos operadores le llaman el «antidólar» ( si el ORO sube, el USD baja).

El CAD, tiene una fuerte correlación positiva respecto al petróleo. El USD y el JPY tienen correlación negativa respecto al petróleo.

En este mismo sentido debemos tener presente las actuaciones de los bancos centrales como la FED en EE.UU. o el BCE en Europa ya que también ejercen una fuerte presión sobre su moneda al igual que a la moneda que tenga su correlación positiva o negativa respecto a la del país en cuestión.

Por ejemplo, si el BCE decide una subida de tipos de interés, haría que el EUR se fortaleciera en contraposición del USD. Si la reserva federal (FED) decide subir tipos de interés, el USD se aprecia en contraposición a su contraparte, el EUR que se depreciaría.

 

Liquidez

 

– La liquidez tan alta también hace que el mercado de divisas sea muy difícil de manipular de manera extensa. Si alguno de los participantes quisiera manipularlo, necesitaría enormes cantidades de dinero (millones y millones) haciéndolo prácticamente imposible.

 

El país (mercado) que más volumen genera es sin duda es UK, seguido de EE.UU.

 

Horarios de las diferentes sesiones

 

 

Los Bancos Centrales

 

Los bancos centrales son grandes participantes del mercado de divisas, aunque las razones de ellos no son especulativas. El objetivo principal de los bancos centrales es controlar y regular la cantidad de dinero ofertada en una nación para alcanzar sus objetivos económicos. Un banco central puede intervenir en el mercado de divisas por las siguientes razones:

• Para ganar estabilidad en el tipo de cambio y precios
• Para proteger ciertos niveles del tipo de cambio e inflación
• Cuando los objetivos económicos principales deben ser alcanzados

Algunos bancos centrales son mas conservadores que otros, unos intervienen regularmente (como el banco central de Japón*) y otros no tan seguido como la Reserva Federal (banco central de Estados Unidos).
Los bancos centrales más importantes son:

La Reserva Federal, de Estados Unidos
El Banco Central de Japón
El Banco Central de Inglaterra
El Banco Central Europeo
El Banco Central de Canadá
El Banco Nacional de Suiza

 

El Carry Trade

 

Es la operativa con un par de divisas en la que se compra la moneda con mayor tipo de interés y vendemos la que tenga menor tipo de interés.

 

Es una forma de arbitraje financiero en el que se obtiene rentabilidad como resultado de las diferencias de las tasas de interés de los bancos centrales. Lo que buscan lo traders es obtener el máximo beneficio de la diferencia de ambos tipos de interés. Aquí el apalancamiento jugaría un papel clave.

Este «interés» se hace efectivo a las 00:00 UTC , hora en la que los brókers cobran o pagán esa diferencia de interés a sus clientes dependiendo de si la operativa fue compra o venta.

La estrategia de usar el carry trade no está libre de riesgos, dado que las tasas de interés dependen de los bancos centrales de cada país, estrechamente relacionadas con las condiciones políticas y económicas y por lo tanto sensibles a cambios en el tiempo. El yen japonés ha sido la moneda más usada para hacer carry trade pero ya en los últimos años la moneda nipona ha perdido fuerza en el sentido en el que los bancos centrales conducen su política económica a reducir los estímulos hacia escenarios de tasas de interés más elevadas.